Blogia
LIBROS & TECNOLOGÍA

El libro del futuro

El libro del futuro

Vía: ADN

Encontramos un completo artículo, firmado por Cristina Castillón, sobre el ya recurrente pero sin duda actual tema del futuro del libro o libro del futuro:

Internet revoluciona la industria editorial. ‘iPods’ de letras donde caben 200 títulos, estrategias de promoción ‘online’, autoedición, bibliotecas virtuales y hasta novelas escritas para leer en el móvil. Todo convive con el inmortal tomo de tinta, papel y tapa dura en la nueva edad del libro.

Cuando llegó a nuestro país Harry Potter y las reliquias de la muerte, la última entrega de J. K. Rowling, la mayoría de jóvenes fans de la saga hacía meses que conocían su desenlace. Gracias a internet, descargaron el PDF de la novela, tanto en inglés como en castellano (traducida por los propios usuarios).

Aunque la velocidad respecto a las industrias del cine y de la música es mucho menor, el sector editorial se transforma poco a poco a raíz de las nuevas tecnologías y el poder de la red.

El libro electrónico Aunque aún no se comercialice en nuestro país de forma masiva, el libro electrónico o ebook inauguró en 2007 un nuevo nicho editorial. Según datos del Ministerio de Cultura, la edición electrónica tuvo un incremento del 88,2% durante el año pasado y la producción online alcanzó cerca de 7.500 ejemplares. Eso sí, frente a 75.000 títulos en papel.

El libro tradicional es omnipresente y parece invencible. Sin embargo, se vislumbran algunas fisuras. En Estados Unidos, Amazon facturó más de 100 millones de dólares en 2007 tras la llegada al mercado de Kindle, el formato de ebook más desarrollado.

Amazon, pionera, se inició en 1995 en la venta de libros digitales: más baratos gracias a su bajo coste de producción. En formatos aún prehistóricos, abría nuevos caminos ala distribución y transformaba la tradicional cadena del libro. José María García Jiménez, director comercial de Publidisa, empresa especializada en servicios web para la industria editorial, apunta que "los editores deben pensar de forma global para llegar a todos sus potenciales lectores independientemente del sitio del mundo en el que se encuentren". El libro ya tiene mercado global.

Nuevos formatos

Ante nuevos soportes, la estructura narrativa evoluciona. Un claro ejemplo de ello son las novelas por entregas para teléfonos móviles. En Japón, las keitai shosetsu, escritas por autores amateur con un lenguaje sencillo y sobre historias cotidianas, arrasan. Uno de los hype de 2007, Love Sky, alcanzó 1,3 millones de descargas.

Además, Stephen King, Paulo Coelho o Alberto Vázquez-Figueroa cuelgan su obra en inter-net. Para algunos editores, como Luis de Solano, de Libros del Asteroide, "no son más que ejercicios de autopromoción"; para otros, como el vicepresidente del Gremio de Editores de Cataluña, Julià Viñuales, abre un debate sobre los derechos de autor. "Cuanta más tecnología, más piratería. No podemos oponernos a la tecnología, pero podemos aligerar sus efectos negativos con mecanismos como el canon digital", argumentaba en el Congreso de la Unión Internacional de Editores, en Seúl.

Promoción ’online’

Hasta ahora la portada y contraportada eran la mejor y única carta de presentación de un libro. Sin embargo, ya no es suficiente. Los trailers de libros, los juegos online, las microsites dedicadas al libro o los concursos en la red han revolucionado la promoción editorial.

"La web 2.0 ha abierto nuevas vías de acceso a actuales y nuevos lectores. Vías bidireccionales", explica Santos Palazzi, responsable del área Mass Market del grupo Planeta. La editorial acaba de lanzar al mercado La dama azul, de Javier Sierra, con un audioblog (los lectores llaman a un teléfono, en el que pueden dejar mensajes, y el mismo autor les habla sobre la novela).

Asimismo, recuerda Palazzi, "la irrupción de redes sociales como MySpace o Facebook favorecen las recomendaciones y las críticas individuales". El tradicional boca-oreja. Otro ejemplo: en mayo, la editorial estadounidense Harper Collins ponía en marcha la web Authonomy, donde autores noveles publican un capítulo de sus obra y reciben comentarios de los lectores.

Autoedición

Cualquiera puede editar, compartir y comercializar a un precio asequible una primera novela, un álbum de fotos o una tesis doctoral en una web de autoedición. Gracias a la tecnología Print On Demand (POD) -impresión bajo demanda el coste es mínimo y desaparecen los intermediarios. Los beneficios de venta se reparten 80 % para el autor y 20 % para la empresa de autoedición.

A nivel internacional, el pasado mayo la plataforma online Blurb se alzó con el Web by Award, uno de los galardones más prestigiosos de internet, ala mejor web de servicios. Blurb publicó en 2007 más de 90.000 títulos. Para el editor De Solano, se está operando un cambio pero a pasos pequeños. "Está variando la forma en la que los lectores obtienen información sobre los libros y la calidad de esa información, pero no la forma de comprarlos ni de leerlos", afirma.

’Open access’

En 1971, Michael Hart lideraba el Proyecto Gutenberg, para la digitalización y gratuidad de los libros. Tres décadas después, la iniciativa Google Book Research persigue indexarlos. Gracias al open access (acceso gratuito), nace el proyecto de una Biblioteca Universal Virtual.

En España, la biblioteca virtual Miguel de Cervantes ha superado este junio el medio millón de visitas mensuales. Y la Biblioteca Nacional acaba de recibir una inyección de fondos para continuar con la digitalización de su fondo bibliográfico. "La Biblioteca Nacional democratiza la cultura y la investigación. Cualquier persona con internet tendrá acceso aun servicio público constante, libre y gratuito", explican desde la dirección técnica de la institución.

No obstante, nada de esto tendrá sentido si, como anunció en febrero el informe Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España 2007 de la Federación de Gremios de Editores, el 43 % de la población no lee nunca o casi nunca.

PIONERA

"No desbancará al libro, convivirán"

Manejable y cómodo. La directora editorial de Seix Barral, Helena Ramírez, utiliza su libro electrónico, en este caso el Kindle, de Amazon, en el trabajo. "Leo los manuscritos originales que me mandan los autores". Así ahorra en impresiones y evita tener que cargar con pesados tacos de hojas. "Aunque este modelo te permite hacer notas, no puedes escribir en la pantalla", se queja. Reconoce que "son modelos prehistóricos". A nivel personal: "No me descargo libros ni compro en Amazon. De momento, prefiero el papel". Y añade: "La gente que lee un par de libros al año no se tirará al libro electrónico". Pero para el lector habitual, "puede ser una opción compatible". "No desbancará al libro, convivirán", concluye Ramírez.

DECONSTRUYENDO EL KINDLE

La pantalla inteligente: como si fuera papel

El ’ebook’ posee una pantalla de tinta electrónica de 15 centímetros y una resolución de 600 x 800 píxeles. Hay posibilidad de ampliar la fuente. La lectura es fluida y cómoda: la pantalla refleja las letras como si fuera papel. Permite anotaciones al margen e incorpora diccionario y traductor.

Autónomo

No hay que sincronizarlo con un ordenador. Se conecta a internet, para descargar libros, prensa, blogs o acceder a Wikipedia, a alta velocidad de forma inalámbrica. De momento, Amazon paga la factura. La web cuenta con más de 130.000 títulos a 9,99 dólares. En la memoria del ’ebook’ caben más de 200 títulos(18 5 MB). La batería dura entre un día y una semana.

Soportes en evolución

El precio del Kindle, de Amazon, ronda los 400 dólares. Apareció en el mercado en 2007 y convive con el Reader, de Sony (en la foto).Ambos dominan el mercado por poseer conexión inalámbrica y ser independientes del ordenador. Los primeros ’ebooks’ vieron la luz en 1998 y una década después IBM desarrolla paralelamente avanzadas pantallas flexibles.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres